Linfedema

¿Tiene una hinchazón persistente y asimétrica en una o más de sus extremidades? ¿Su extremidad afectada es indolora, pero siente tensión en ella? ¿Otros miembros de la familia también presentan hinchazón en las extremidades o se sometió a un tratamiento para el cáncer o una cirugía donde se tuvieron que extraer los ganglios linfáticos? Si es así, su sistema linfático puede verse comprometido y es posible que haya desarrollado linfedema. Lea aquí por qué la compresión es esencial en el tratamiento del linfedema.

FK_Couple-with-bike_ECNE_2-1.jpg

¿Qué es el linfedema y cuáles son sus síntomas?

El linfedema es una afección que se caracteriza por la retención de líquidos localizada y la inflamación del tejido causada por un sistema linfático afectado. Esto produce hinchazón en una o más extremidades. Sin embargo, el linfedema también puede presentarse en otras partes del cuerpo, por ejemplo, en cuello, región genital, región inguinal, cara, etc. Aproximadamente 1/3 a 1/4 de los casos de linfedema tienen una causa primaria (por ejemplo, genética) que conduce a un sistema linfático comprometido. Las mujeres tienen entre seis y diez veces más probabilidades de desarrollar un linfedema primario que los hombres.

El linfedema secundario ocurre si una razón secundaria es responsable del daño que afectó el sistema linfático (por ejemplo, cáncer, tratamiento del cáncer, cirugía, infecciones, etc.)

Esto es lo que debe saber sobre el linfedema, su tratamiento y por qué la compresión graduada es esencial.

¿Cómo reconozco el linfedema?

  • Hinchazón (llamada edema o congestión) en una o más extremidades (a menudo asimétricas)
  • Si está involucrada una extremidad inferior, la hinchazón está presente en la parte posterior del pie
  • Sin dolor
  • Sensación de tensión
  • Restricción en el rango de movimiento, dependiendo de la etapa de linfedema
  • Piel gruesa o endurecida, dependiendo de la etapa de linfedema
  • Infecciones recurrentes en la piel

Signo de Stemmer positivo, dependiendo de la etapa de linfedema: esto significa que no se puede pellizcar ni levantar un pliegue de piel en la base del segundo dedo del pie, la base del dedo medio u otra parte del cuerpo con hinchazón.

right_arrow

El sistema linfático es una gran red de vasos y ganglios linfáticos que desempeña una función importante en el transporte de líquido linfático, la función inmunitaria, la homeostasis de líquidos, la limpieza y el filtrado de la sangre.

El sistema linfático es nuestra unidad de "eliminación y reciclaje de residuos". Transporta productos de desecho y toxinas fuera del cuerpo. Los productos de desecho corporales incluyen proteínas, productos de degradación metabólica, productos inflamatorios y grasa de la cavidad abdominal.

Los vasos linfáticos, que se extienden por todo el cuerpo como una red, transportan un líquido transparente llamado linfa hacia el conducto torácico, que drena en la circulación sanguínea en las uniones venosas linfáticas en el cuello. La linfa se forma a partir del líquido que se filtra de la circulación sanguínea hacia el intersticio y se absorbe mediante los senos linfáticos ciegos.

Overview lymphatic system

right_arrow

La linfa se compone de líquido intersticial, proteínas (más pequeñas que la albúmina), fibrinógeno y otros factores de coagulación, pequeñas moléculas e iones del suero e intersticio, leucocitos, inmunoglobulinas, grasa en forma de quilomicrones, residuos celulares y productos de desecho y bacterias.

El sistema linfático es responsable de la mayor parte de la captación de líquidos de los espacios intersticiales. Los encargados de llevar a cabo la recolección de líquidos son los senos linfáticos, que son vasos con recubrimiento epitelial de extremo ciego con aberturas fenestradas que permiten la entrada de líquidos y partículas tan grandes como las células o proteínas más pequeñas que la albúmina.

Luego, los líquidos se aspiran y presionan en los precolectores linfáticos. Los colectores linfáticos y los vasos linfáticos de creciente tamaño tienen un sistema de válvulas linfáticas y linfangionas (por ejemplo, unidades agrandadas con células musculares lisas entre dos vasos linfáticos).

Mediante la contracción activa de los angionas linfáticos y el flujo de retorno restringido de la linfa debido a las válvulas linfáticas, la linfa se transporta en dirección proximal a través de los vasos y los ganglios linfáticos.

En el cuerpo humano hay cientos de ganglios linfáticos (por ejemplo, alrededor del cuello, tracto intestinal o en el área de la axila o ingle) y son responsables de la eliminación de residuos, la regulación del contenido de proteínas de la linfa, la respuesta inmunitaria, la recirculación de los linfocitos y la reabsorción del agua (aproximadamente de 5 a 8 litros por día).

Todos los días, el sistema linfático absorbe aproximadamente 10 litros de líquido intersticial.

right_arrow
med_illu_healthy_lymph-drainage_sigvaris_group.jpg

Si el drenaje linfático está intacto, los senos linfáticos, que son vasos con recubrimiento epitelial de extremo ciego con aberturas fenestrada, son encargados de llevar a cabo la recolección de líquidos.

right_arrow
med_illu_disrupted_lymph-drainage_sigvaris_group.jpg

Se puede desarrollar un linfedema si el drenaje linfático se interrumpe, se deteriora o si la secreción de líquido en el tejido intersticial supera la capacidad de absorción del sistema linfático.

¿Qué causa el linfedema?

El linfedema se clasifica en dos subtipos: linfedema primario y linfedema secundario (o adquirido).

  • Hereditario: se cree que el linfedema primario es el resultado de una anomalía congénita del sistema de conducción linfático.
  • Adquirido: el linfedema secundario resulta del daño al sistema linfático (vasos linfáticos y/o ganglios linfáticos) o por deficiencia funcional. Las infecciones por picaduras de insectos, heridas graves o quemaduras pueden causar linfedema cuando dañan o destruyen el sistema linfático. La obesidad severa, cualquier tipo de cirugía, lesión grave o radiación por tratamiento del cáncer (o el tumor en sí) pueden causar la aparición de la enfermedad.

Los siguientes factores pueden ser causas o conducir a una progresión o empeoramiento del linfedema existente:

  • Cirugía (extirpación de ganglios linfáticos, p. ej., tratamiento del cáncer)
  • Traumatismo que podría inducir daño al sistema linfático
  • Radiación y quimioterapia como tratamiento para el cáncer
  • Infecciones graves de la piel o de los canales linfáticos (linfangitis, celulitis, erisipela, larvas filariales de parásitos microscópicos)
  • Obesidad
  • Insuficiencia venosa crónica

Tres etapas de linfedema

Dependiendo de la progresión de la enfermedad, el linfedema se puede dividir en tres etapas.

  • En la etapa 0 (o Ia), la hinchazón aún no es evidente a pesar del transporte linfático deteriorado, las alteraciones sutiles en el líquido o composición tisular y las alteraciones en los síntomas subjetivos. Pueden pasar meses o años antes de que ocurra un edema evidente.
  • En la etapa I, la acumulación de líquido disminuye cuando se eleva la extremidad afectada. Cuando se presiona con las yemas de los dedos, el área afectada se hunde y se invierte con la elevación ("hendiduras").
  • La etapa II significa que la elevación de la extremidad por sí sola rara vez reduce la inflamación del tejido. La hendidura es evidente. Más adelante, en la etapa II, la extremidad puede no hendirse, ya que se desarrolla un exceso de grasa subcutánea y fibrosis.
  • La etapa III representa la elefantiasis linfostática donde pueden estar ausentes las hendiduras y se han desarrollado alteraciones tróficas en la piel, como la acantosis, alteraciones en el carácter y grosor de la piel, deposición adicional de grasa y fibrosis, y crecimientos excesivos.

¿Cómo se puede tratar el linfedema?

Existen diferentes posibilidades para tratar el linfedema. El "estándar de oro" y el tratamiento clave es la terapia descongestiva física compleja (DFC).

La terapia descongestiva física compleja (DFC) se basa en dos pilares principales: drenaje linfático manual (DLM) y compresión médica. Estos dos pilares se complementan con el cuidado de la piel, los cambios en la dieta y los ejercicios.

El objetivo del tratamiento en la primera fase de la terapia DFC es reducir el volumen tanto como sea posible (fase de reducción). Normalmente, la compresión médica en esta fase consiste en un vendaje multicapa aplicado por un terapeuta u otro profesional médico que necesita ser reemplazado diariamente. La primera fase de DFC dura entre 2 a 6 semanas, dependiendo de la extensión y la etapa del linfedema. El cuidado de la piel también es muy importante.

En la segunda fase de la terapia DFC, llamada fase de mantenimiento, el objetivo es conservar y optimizar la reducción de volumen que se logró en la primera fase. La compresión médica con prendas de compresión de punto plano, el cuidado de la piel, el ejercicio y el DLM repetido, según sea necesario, son los elementos principales del tratamiento.

La compresión es clave

Hay varios productos que se utilizan para la compresión graduada para linfedema.

  • Los vendajes no elásticos de multicapas se utilizan normalmente en la primera fase de DFC, con el objetivo principal de reducir el volumen de la extremidad tanto como sea posible. Proporcionan una compresión muy rígida y tratan incluso las extremidades con forma extrema.
  • Las medias de compresión de punto plano se utilizan principalmente para el tratamiento a largo plazo del linfedema en la fase de mantenimiento. Esta opción de compresión más rígida se usa mejor en condiciones de volumen de extremidades estabilizadas. Las medias de compresión de punto plano también tratan extremidades con formas extremas.
  • Las envolturas con obturador de gancho y bucle o ganchos de sujetador se pueden usar en la primera y segunda fase de la terapia DFC. Las envolturas son fáciles de poner y quitar. Son fácilmente ajustables para variar el nivel de compresión y así adaptarse a los cambios de volumen de las extremidades.
  • Las medias de compresión de punto circular solo se usan en las etapas muy tempranas del linfedema donde el volumen de la extremidad aún no ha alcanzado tamaños extremos.

¿Por qué es importante el cuidado de la piel con el linfedema?

Si el flujo linfático se altera crónicamente, el líquido rico en proteínas se acumula en los tejidos blandos y las partes inflamadas del cuerpo se hinchan. Además, la función del sistema inmunitario se reduce ya que el sistema linfático está deteriorado. Incluso una pequeña lesión en su brazo o pierna puede ser un punto de entrada para una infección (como celulitis o erisipela) o inflamación severa. Por lo tanto, es importante que mantenga la integridad de su piel y trate con cuidado los problemas de la piel. De esta forma, minimiza el riesgo de infecciones.

Los principios de cuidado de la piel incluyen:

  • Lavarse diariamente, usar jabón de pH neutro, jabón natural o un sustituto de jabón
  • Si hay pliegues en la piel, asegúrese de que estén limpios y secos
  • Monitoreo de la piel afectada y no afectada para localizar cortes, abrasiones y picaduras de insectos
  • Aplicación de emolientes
  • Uso exclusivo de lociones de bajo pH
  • Evitar productos perfumados

El ejercicio ayuda con el linfedema

Realizar diariamente movimientos básicos de las extremidades (ejercicios de bombeo muscular), especialmente combinados con la compresión externa de las extremidades (caminar, hacer yoga, andar en bicicleta, subir escaleras), es muy útil.

right_arrow

  • Use prendas de compresión según lo prescrito o recomendado.
  • Proteja su brazo o pierna afectada. Evite lesiones en su extremidad afectada; use protector solar de alto factor y repelente de insectos, ya que las cortadas, rasguños y quemaduras pueden provocar una infección.
  • Si es posible, evite procedimientos médicos, como extracciones de sangre y vacunas en la extremidad afectada.
  • Se recomienda hacer ejercicio, estiramientos y una dieta equilibrada. Pero evite la actividad vigorosa hasta que se haya recuperado de una posible cirugía o radiación.
  • Evite el calor y el frío extremo en su brazo o pierna afectados. No aplique hielo ni calor, como con los fomentos fríos o calientes.
  • Levante su brazo o pierna. Siempre que sea posible, eleve la extremidad afectada por encima del nivel de su corazón. Esto permite que la gravedad le ayude a su cuerpo a drenar la linfa.
  • Evite cualquier cosa que pueda restringir su brazo o pierna, como ropa ajustada o joyas y, en el caso de su brazo, evite el brazalete de presión arterial. Pida que le tomen la presión arterial en el otro brazo. Si bien su prenda de compresión está diseñada para ayudar a su cuerpo a drenar el exceso de líquido, las prendas demasiado apretadas, que se ajustan en los lugares equivocados, pueden impedir el drenaje.
  • Mantenga su brazo o pierna limpios y su piel hidratada. El cuidado de las uñas y la piel son de alta prioridad. Revise la piel del brazo o la pierna a diario, y observe si hay cambios o brotes en la piel que podrían provocar una infección. Siempre use zapatos para proteger sus pies de cualquier daño.
  • Siga una dieta equilibrada y mantenga un peso corporal óptimo. Controlar su peso puede ayudar a aliviar sus síntomas.
  • Mantenga una hidratación adecuada. Beber mucha agua le ayuda a mantenerse hidratado y facilita la función adecuada del riñón que se requiere para eliminar el exceso de líquidos, proteínas y otras sustancias.
  • Evite el consumo excesivo de sal en su dieta para ayudar a prevenir la retención de líquidos.

Resumen

La hinchazón persistente, asimétrica e indolora en una o varias de sus extremidades con una sensación de tensión podría ser un signo de un sistema linfático comprometido. Si otros miembros de la familia también se ven afectados por la hinchazón de las extremidades o si tuvo un previo tratamiento contra el cáncer o una cirugía en la que se extrajeron los ganglios linfáticos, se recomienda que contacte a su médico para aclarar si padece linfedema. 

Conocimientos médicos básicos: linfedema

  • El linfedema es una afección caracterizada por la retención localizada de líquidos y la hinchazón de tejidos causadas por un sistema linfático afectado.
  • El líquido rico en proteínas puede acumularse en los tejidos blandos, lo que lleva a la inflamación en una o más extremidades u otras partes del cuerpo.
  • Un sistema linfático comprometido puede ser congénito o adquirido.
  • Con el linfedema, distinguimos cuatro etapas (0-3), la primera de las cuales generalmente no presenta síntomas.
  • El estándar de oro para el tratamiento del linfedema implica un enfoque multicomponente, que incluye intervenciones físicas y psicosociales y se denomina terapia descongestiva física compleja.
  • Dependiendo de la gravedad y la etapa de la enfermedad, se pueden aplicar otras opciones de tratamiento, como la cirugía o los procedimientos de escisión.

 

Lectura adicional