Sugerencias de salud

Consulte nuestros consejosde salud. Estos le proporcionan sugerencias fáciles y útiles sobre cómo mantener sus piernas saludables en diferentes situaciones de la vida.

Business man on telephone sitting in grass leaning against a tree

6 sugerencias de salud fáciles para las piernas

  • Muévase. Evite sentarse o estar de pie durante largos períodos de tiempo. La actividad física mejora la circulación sanguínea e impulsa el retorno de sangre al corazón, así que, ¡ACTÍVESE! Camine un poco, suba escaleras o haga un esfuerzo para moverse por la oficina y en casa.
  • Relájese. Después de un largo día agotador, especialmente durante el verano, revitalice sus piernas con una ducha o baño fresco. Evite la exposición prolongada al calor de los baños de sol, los baños de agua caliente o la sauna, ya que el calor excesivo hará que sus venas se dilaten y causen hinchazón.
  • Eleve sus piernas. Para aumentar la circulación natural de su cuerpo, eleve las piernas mientras está sentado en el sofá o acostado en la cama de su casa. En la oficina, tenga un banquito para sus piernas debajo de su escritorio.
  • Controle su peso. Cuando controla su peso con una dieta saludable y ejercicio regular, es menos probable que tenga síntomas en las piernas, como la hinchazón.
  • Deje de fumar. Fumar daña casi todos los órganos de su cuerpo y aumenta el riesgo de desarrollar venas varicosas y complicaciones asociadas, como úlceras en las piernas.
  • Use medias de compresión. Use calcetines o medias de compresión, especialmente en situaciones de riesgo como, viajes de larga duración o inmovilización. Le ofrecemos una amplia gama de productos de compresión diseñados para adaptarse a su estilo de vida. Estos productos pueden ayudar a mejorar su circulación sanguínea, aumentar su energía y ayudar a mantener sus piernas saludables en general. Su profesionista de salud, terapeuta o especialista en medicion puede ayudarlo a determinar qué producto es el mejor para usted.

6 sugerencias de salud para las piernas durante viajes de larga distancia

  • Use ropa cómoda y holgada.
  • Mueva sus pies y tobillos cada 30 minutos (10 flexiones y 10 círculos).
  • Beba muchos líquidos para evitar la deshidratación; evite el alcohol.
  • Haga una caminata corta al menos cada dos horas, ya sea en el avión o en el tren o en una estación de servicio.
  • No cruce las piernas ya que esto reduce el flujo de sangre.
  • Use calcetines o medias de compresión para prevenir los síntomas y la hinchazón.

5 consejos para tener piernas saludables durante el embarazo

  • Recuerde, las piernas en movimiento son piernas más sanas. Evite sentarse o estar de pie durante largos períodos de tiempo constantes.
  • Manténgase activo. El ejercicio físico moderado frecuente (por ejemplo: caminar, nadar, senderismo) es importante para mantener las piernas sanas y un estilo de vida saludable en general.
  • Use medias de compresión médica para ayudar a promover la circulación sanguínea. Conozca nuestra línea de productos de maternidad.
  • Por la noche o al descansar durante el día, recuéstese cómodamente con las piernas ligeramente elevadas.
  • Evite la exposición prolongada al calor de los baños de sol, los baños de agua caliente o la sauna, ya que el calor excesivo hará que sus venas se dilaten y causen hinchazón.

Sugerencias de salud para las personas con linfedema

  • Use prendas de compresión según lo prescrito o recomendado.
  • Proteja su brazo o pierna afectada. Evite lesiones en su extremidad afectada; use protector solar de alto factor y repelente de insectos, ya que las cortadas, rasguños y quemaduras pueden provocar una infección.
  • Si es posible, evite procedimientos médicos, como extracciones de sangre y vacunas en la extremidad afectada.
  • Se recomienda hacer ejercicio, estiramientos y una dieta equilibrada. Pero evite la actividad vigorosa hasta que se haya recuperado de una posible cirugía o radiación.
  • Evite el calor y el frío extremo en su brazo o pierna afectados. No aplique hielo ni calor, como con los fomentos fríos o calientes.
  • Levante su brazo o pierna. Siempre que sea posible, eleve la extremidad afectada por encima del nivel de su corazón. Esto permite que la gravedad le ayude a su cuerpo a drenar la linfa.
  • Evite cualquier cosa que pueda restringir su brazo o pierna, como ropa ajustada o joyas y, en el caso de su brazo, evite el brazalete de presión arterial. Pida que le tomen la presión arterial en el otro brazo. Si bien su prenda de compresión está diseñada para ayudar a su cuerpo a drenar el exceso de líquido, las prendas demasiado apretadas, que se ajustan en los lugares equivocados, pueden impedir el drenaje.
  • Mantenga su brazo o pierna limpios y su piel hidratada. El cuidado de las uñas y la piel son de alta prioridad. Revise la piel del brazo o la pierna a diario, y observe si hay cambios o brotes en la piel que podrían provocar una infección. Siempre use zapatos para proteger sus pies de cualquier daño.
  • Siga una dieta equilibrada y mantenga un peso corporal óptimo. Controlar su peso puede ayudar a aliviar sus síntomas.
  • Mantenga una hidratación adecuada. Beber mucha agua le ayuda a mantenerse hidratado y facilita la función adecuada del riñón que se requiere para eliminar el exceso de líquidos, proteínas y otras sustancias.
  • Evite el consumo excesivo de sal en su dieta para ayudar a prevenir la retención de líquidos.