Venas varicosas

Un trastorno venoso o la insuficiencia venosa pueden causar venas varicosas. La compresión médica es el tratamiento estándar para las venas varicosas. Se recomienda una visita al médico, especialmente si las venas varicosas le causan dolor, comezón o ardor.

Two women sitting in a cafe chatting

Si las venas de las piernas están crecidas, se pueden ver claramente debajo de la piel y están retorcidas o abultadas, entonces se les llama venas varicosas. Las venas varicosas generalmente no duelen. Pero a veces pueden causar dolor, comezón o ardor. Si presenta alguno de estos síntomas, se recomienda que consulte a su médico.

Es importante que las venas varicosas se diagnostiquen lo antes posible. De esta manera, se puede prevenir el avance de la enfermedad y se pueden evitar complicaciones más serias.

¿Qué son las venas varicosas?

Las venas varicosas (términos médicos: várices, varicosis o varicosidad) son venas tortuosas y dilatadas (de 3 mm de diámetro o mayores) que aparecen como abultamientos retorcidos. Algunas veces las venas varicosas sobresalen como protuberancias en forma de nudo en la superficie de la piel.

Varicose veins are damaged veins in which the venous valves do not close properly.

Casi el 30% de la población mundial desarrolla venas varicosas. El riesgo de desarrollar venas varicosas es mayor para las mujeres y aumenta con la edad, la obesidad, la falta de ejercicio, el embarazo o una predisposición genética.

Las venas varicosas se pueden formar en cualquier vena superficial de su cuerpo. Las venas de las extremidades inferiores (pie, pantorrilla, muslo o toda la pierna) son las que se ven afectadas con mayor frecuencia. Las venas varicosas pueden ser dolorosas o, por el contrario, totalmente indoloras.

Cuando los síntomas están presentes, incluyen hinchazón de los tobillos y las piernas, pesadez, congestión, dolor, inquietud, fatiga, dolor, calambres y picazón.

Después de permanecer sentado o de pie durante mucho tiempo, estos síntomas pueden empeorar debido al aumento en el nivel de sangre y una mayor presión en las venas de la parte inferior del cuerpo. Las altas temperaturas pueden agravar estos síntomas, razón por la cual las venas varicosas pueden causarle más molestias en el verano.

¿Por qué es importante el diagnóstico oportuno de las venas varicosas?

Es esencial que las venas varicosas se diagnostiquen oportuna y correctamente para evitar que la enfermedad venosa empeore aún más. Si las venas varicosas no se tratan, su calidad de vida puede verse negativamente afectada a causa de molestias y dolor, hinchazón de las piernas (edema) y alteraciones de la piel.

Además, las venas varicosas elevan el riesgo de que se presenten complicaciones graves adicionales, como tromboflebitis (proceso inflamatorio que causa la formación de un coágulo sanguíneo), trombosis venosa profunda (TVP), várices hemorrágicas y ulceración, entre otras.

¿Qué causa las venas varicosas?

En las venas varicosas, las paredes internas de las venas se alteran o dañan, lo que provoca que las venas se dilaten. Las válvulas venosas ya no se cierran correctamente, la sangre fluye hacia atrás hacia los pies y, como resultado, se acumula en las venas.

Esta acumulación de sangre hace que las venas se estiren o retuerzan, lo que conduce a la apariencia típica de hinchazones retorcidas y/o abultamientos en forma de nudo en la superficie de la piel.

Las venas varicosas no sólo son un signo de envejecimiento

Es posible que personas más jóvenes con una predisposición genética también desarrollen venas varicosas. Los factores de riesgo, como una ocupación que implique permanecer de pie o sentado durante periodos prolongados o tener sobrepeso, también pueden conducir al desarrollo de venas varicosas. Por lo general, las venas varicosas frecuentemente aparecen durante el embarazo debido a cambios hormonales y a la mayor presión arterial relacionada con el embarazo: 6 de cada 10 mujeres desarrollan sus primeras venas varicosas durante el embarazo.

¿Qué puedo hacer con respecto a las venas varicosas?

Si ha notado que tiene venas varicosas en las piernas, es importante que vaya con un médico para que revise si hay causas subyacentes, especialmente si las venas varicosas le causan dolor.

Por medio de un ultrasonido, el médico visualiza el flujo sanguíneo y revisa se están afectadas las venas superficiales o el sistema de venas profundas.

El tratamiento recomendado para las venas varicosas: la compresión médica

La compresión médica es una solución fácil y no farmacológica que se adapta a la mayoría de las complexiones. Un producto de compresión médica es una tela elástica (ya sea calcetines, medias o pantimedias) que ejerce una presión activa a lo largo de la pierna para fomentar la circulación venosa y el retorno de la sangre al corazón.

El material elástico de la media de compresión, que ejerce una mayor compresión en el tobillo y una menor compresión hacia la parte superior de la pierna, ayuda a compensar la falta de activación del sistema de bombeo muscular venoso. Este material aprieta ligeramente las paredes de las venas, lo que facilita el flujo de sangre de regreso al corazón, reduce la presión venosa y mejora la circulación en general.

Usted deberá sentir un beneficio desde el primer uso, en la forma de menor dolor y una menor sensación de pesadez en las piernas. La compresión médica también tiene como objetivo prevenir complicaciones.

Couple_Walking_Sigvaris.jpg

Otros tratamientos para las venas varicosas

right_arrow

Inyección de un líquido, espuma o adhesivo (p. ej., cianoacrilato) guiada por ultrasonido, que hace que las venas se contraigan y colapsen.

right_arrow

Extirpación quirúrgica de venas varicosas. Las venas superficiales se sacan a través de pequeñas incisiones (flebectomía por microincisión), mientras que las venas profundas se sacan mediante la extirpación venosa.

right_arrow

Cierre de las venas varicosas con energía térmica (láser o radiofrecuencia)

¿Qué puede pasar si no se tratan las venas varicosas?

Si las venas varicosas no se tratan, este trastorno venoso puede avanzar hasta convertirse en padecimientos más graves (como la insuficiencia venosa crónica) que causan lo siguiente:

  • Edema
    Hinchazón de los tejidos debido a una mayor acumulación de líquido debajo de la piel y el tejido. El edema venoso generalmente ocurre en la región del tobillo, pero puede extenderse a la pierna y el pie.
  • Eccema
    Una reacción inflamatoria de la piel inducida por el estancamiento de la sangre. En su mayoría se encuentra cerca de las venas varicosas, pero se puede encontrar en cualquier parte de la pierna. Si no se trata, puede derivar en formación de ampollas, supuración o descamación de la piel de la pierna.
  • Pigmentación
    Un oscurecimiento pardusco de la piel debido a la fuga de células sanguíneas de la vena al tejido circundante. Suele ocurrir en la región del tobillo, pero puede extenderse a la pierna y al pie.
  • Lipodermatosclerosis (LDS)
    Una inflamación crónica localizada de la piel y los tejidos de la parte inferior de la pierna.
  • Atrofia blanca
    Área de piel a menudo circular, blanquecina y alternada, rodeada por capilares dilatados. El eccema, la pigmentación, la LDS y la atrofia blanca son signos de enfermedades venosas crónicas graves (TVCg).
  • Úlceras en las piernas (heridas abiertas en las piernas)
    Un defecto de la piel, con mayor frecuencia en la región del tobillo, que no sana espontáneamente. Una úlcera venosa en la pierna es uno de los resultados más graves de la progresión de la insuficiencia venosa crónica.

Las venas varicosas y los trastornos venosos crónicos persistentes también pueden provocar efectos secundarios graves, como venas inflamadas (flebitis) o la formación de un coágulo de sangre en una vena (trombosis), que en última instancia puede conducir a una embolia pulmonar.

Resumen

Las venas varicosas (términos médicos: várices, varicosis o varicosidad) son venas tortuosas y dilatadas (de 3 mm de diámetro o mayores) que aparecen como abultamientos retorcidos.

Conocimientos médicos básicos sobre los trastornos venosos

  • El término trastorno venoso crónico (TVC) se usa para describir un padecimiento a largo plazo que involucra un retorno venoso deficiente.
  • Si las válvulas de las venas no se cierran correctamente, se produce un reflujo: la sangre se filtra hacia abajo y se estanca en la vena, lo que conduce a la hipertensión venosa. Esta condición se conoce como insuficiencia venosa crónica (IVC) que puede causar edema, alteraciones cutáneas y, en algunos casos, ulceraciones.
  • Si no se trata, la insuficiencia venosa crónica puede dar lugar a la formación de trastornos graves, incluyendo la flebitis y la embolia pulmonar. Para distinguir las diferentes manifestaciones de TVC, se utiliza el sistema de clasificación CEAP.
  • Las enfermedades venosas agudas generalmente ocurren sin condiciones preexistentes, pero también pueden desencadenarse por enfermedades venosas crónicas. En cualquier caso, se requiere tratamiento médico de inmediato. Los trastornos venosos agudos incluyen tromboflebitis superficial, trombosis venosa profunda (TVP), embolia pulmonar, síndrome postrombótico y várices hemorrágicas.

Lectura adicional