Arañas vasculares

Las pequeñas venas visibles a través de la piel de las piernas se llaman arañas vasculares. Las arañas vasculares son síntomas tempranos del trastorno venoso. Las prendas de compresión pueden ayudar a aliviar los síntomas y a prevenir la formación de más arañas vasculares.

High-heeled woman in dark compression stockings on glowing floor

¿Tiene pequeñas venas de color intenso en la piel de las piernas que parecen como ramas de árboles o una telaraña? En los muslos, estas venas, llamadas arañas vasculares, casi siempre representan un problema meramente estético que, en la mayoría de los casos, puede eliminarse mediante ciertos procedimientos endovasculares. Las arañas vasculares se desarrollan si las válvulas de las venas superficiales no funcionan correctamente, lo que hace que la sangre fluya hacia atrás y se estanque en las venas. Al igual que los síntomas en las piernas, como las piernas pesadas y doloridas, las arañas vasculares son síntomas tempranos de un trastorno venoso que puede avanzar hasta convertirse en una insuficiencia venosa grave.

¿Qué son las arañas vasculares?

Las arañas vasculares, también llamadas telangiectasias, son venas superficiales pequeñas, visibles y deficientes debajo de la piel con menos de 1 mm de calibre. No deben confundirse con las venas visibles normales en personas con piel delgada y clara.

Las arañas vasculares se pueden encontrar en diferentes áreas de la pierna y, a veces, en los brazos y la cara. Forman una red debajo de la piel que parece una telaraña. De ahí también se origina su nombre. Las arañas vasculares pequeñas son de un color rojo intenso. Las venas grandes dilatadas (de 1 mm a menos de 3 mm de diámetro) se denominan venas reticulares y tienen un color azulado.

Cuando se ven en los muslos, estas arañas vasculares representan, en su mayoría, un problema meramente estético que puede eliminarse mediante ciertos procedimientos endovasculares en la mayoría de los casos.

Cuando hay arañas vasculares alrededor del tobillo, se les llama corona flebectásica. Esta manifestación es el primer signo cutáneo del desarrollo de una insuficiencia venosa grave. Por favor consulte a su médico o a un especialista en venas. Él podrá confirmar el diagnóstico y seleccionar el tratamiento más adecuado para usted.

¿Qué causa las arañas vasculares?

Las arañas vasculares son venas agrandadas en las que las válvulas venosas ya no se cierran correctamente. La sangre en estas venas fluye hacia los pies en lugar de hacia el corazón y se acumula en las venas. Esto conduce a un aumento de la presión en los vasos afectados que, con el tiempo, puede debilitar las paredes de las venas y hacer que se dilaten aún más.

Las arañas vasculares no son solo un signo de envejecimiento. Es posible que individuos más jóvenes con una predisposición genética las desarrollen.

Durante el embarazo o en presencia de factores de riesgo adicionales, como una ocupación que implique permanecer de pie y/o sentado durante periodos prolongados o tener sobrepeso, aumenta la probabilidad de que aparezcan arañas vasculares.

¿Qué puedo hacer con respecto a las arañas vasculares?

En muchos casos, las arañas vasculares son inofensivas y tienden a ser una cuestión estética. Pero también pueden ser los primeros signos de un trastorno venoso o, si se ubican alrededor del tobillo como corona flebectásica, de una insuficiencia venosa más grave.

La compresión funciona

Si le diagnostican arañas vasculares, su médico puede recetarle medias de compresión médicas para aplicar una presión controlada en la pierna. Al comprimir la pierna con más fuerza en el tobillo y disminuir la presión hacia arriba de la pierna, la media de compresión aprieta suavemente las paredes de las venas, lo que facilita el flujo de sangre hacia el corazón, reduce la presión venosa y mejora la circulación sanguínea general.

Las medias de compresión médicas pueden ayudar a prevenir la formación de más arañas vasculares. También pueden reducir los síntomas asociados, como por ejemplo, la hinchazón de las piernas. Además, la progresión de un trastorno venoso subyacente y el riesgo de desarrollar un coágulo se puede reducir usando medias de compresión.

¿Existen otras opciones de tratamiento para las arañas vasculares?

Si se eliminan las arañas vasculares por razones estéticas, el médico estético utilizará un procedimiento endovascular para ocluir las venas visibles. El procedimiento de elección es la escleroterapia, un procedimiento guiado por ultrasonido que consiste en canular la vena e inyectar un agente espumante o esclerosante que conduce a la oclusión de la vena. En el mejor de los casos, la vena colapsada se reabsorbe en el tejido local y se desvanece con el tiempo.

Se recomienda usar medias de compresión después del tratamiento para obtener el mejor resultado posible.

Resumen

Cualquier sensación de molestia en las piernas o signos cutáneos visibles de venas dilatadas (llamadas arañas vasculares) pueden ser signos tempranos de un trastorno venoso.

Conocimientos médicos básicos sobre los trastornos venosos

  • El término trastorno venoso crónico (TVC) se usa para describir un padecimiento a largo plazo que involucra un retorno venoso deficiente.
  • Si las válvulas de las venas no se cierran correctamente, se produce un reflujo: la sangre se filtra hacia abajo y se estanca en la vena, lo que conduce a la hipertensión venosa. Esta condición se conoce como insuficiencia venosa crónica (IVC) que puede causar edema, alteraciones cutáneas y, en algunos casos, ulceraciones.
  • Si no se trata, la insuficiencia venosa crónica puede dar lugar a la formación de trastornos graves, incluyendo la flebitis y la embolia pulmonar. Para distinguir las diferentes manifestaciones de TVC, se utiliza el sistema de clasificación CEAP.
  • Las enfermedades venosas agudas generalmente ocurren sin condiciones preexistentes, pero también pueden desencadenarse por enfermedades venosas crónicas. En cualquier caso, se requiere tratamiento médico de inmediato. Los trastornos venosos agudos incluyen tromboflebitis superficial, trombosis venosa profunda (TVP), embolia pulmonar, síndrome postrombótico y várices hemorrágicas.

Lectura adicional