Trombosis venosa profunda (TVP)

La TVP (trombosis venosa profunda) es una afección grave en la que se forma un coágulo sanguíneo en las venas profundas de la parte inferior de la pierna o pantorrilla y bloquea el flujo sanguíneo. La TVP puede provocar hinchazón, enrojecimiento y dolor en las piernas, pero también puede ocurrir sin estos síntomas. La TVP puede convertirse en una afección potencialmente mortal si el coágulo de sangre se desprende de su ubicación original en la vena y viaja a través del torrente sanguíneo hacia los pulmones. Este evento potencialmente letal se conoce como embolia pulmonar (EP). Aquí puede encontrar más información sobre la TVP en general y soluciones para su prevención.

Middle-aged man reading a paper

¿Qué es la trombosis venosa profunda?

La trombosis venosa profunda (TVP) es una afección grave en la que se forma un coágulo de sangre en una o más de las venas profundas.

Illustration deep vein thrombisis

Los síntomas de una TVP pueden pasar desapercibidos.

¿Qué causa la TVP?

La trombosis venosa profunda generalmente es causada por una combinación de diferentes afecciones subyacentes:

Movimiento restringido

El flujo de sangre en las venas se ralentiza debido a un movimiento restringido durante un largo período de tiempo (enfermedad, después de una cirugía, viajes de larga distancia).

Los coágulos de sangre se forman más fácilmente de lo normal

El riesgo de contraer TVP aumenta con una condición que hace que la sangre se coagule (cuaje) más fácilmente de lo normal. Algunas de estas condiciones incluyen:

  • cáncer y tratamientos para el cáncer
  • enfermedad cardíaca y enfermedad pulmonar
  • trombofilia, una condición genética donde la sangre tiene una mayor tendencia a coagularse

Infecciones o inflamación

Las infecciones o la inflamación pueden promover la formación de trombos al afectar la superficie de revestimiento de la vena, por ejemplo, a través del daño de la pared del vaso y el aumento de la coagulabilidad.

Vasos sanguíneos dañados

Si se daña la pared de un vaso sanguíneo, puede estrecharse o bloquearse, lo que puede causar la formación de un coágulo de sangre. Los vasos sanguíneos pueden dañarse por lesiones como huesos rotos o daño muscular grave.

Embarazo

Las TVP son poco frecuentes en el embarazo, aunque las mujeres embarazadas tienen entre 5 y 6 veces más probabilidades de desarrollar trombosis que las mujeres no embarazadas de la misma edad. Se puede formar un coágulo en cualquier etapa del embarazo y hasta seis semanas después del parto.

Además, existen varios factores de riesgo para el desarrollo de la TVP.

¿Cuáles son algunas posibles complicaciones de la TVP?

Aproximadamente, uno de cada dos o tres pacientes con TVP previa desarrollará una complicación a largo plazo conocida como síndrome postrombótico (SPT), a pesar del tratamiento anticoagulante óptimo. El SPT es una enfermedad progresiva y puede aparecer como dolor crónico, hinchazón y decoloración de la pierna y, en etapas tardías, como úlceras abiertas en la pierna.

La probabilidad de que se forme otro coágulo es alta, una vez que haya tenido un evento de TVP. Los efectos del SPT son de larga duración y pueden disminuir significativamente la calidad de vida.

Otra complicación de la TVP es una afección conocida como embolia pulmonar (EP) que se produce cuando un coágulo de sangre se desprende y viaja a través de los vasos hacia los pulmones. Una embolia pulmonar puede ser letal si el coágulo de sangre bloquea considerablemente el flujo de sangre a través de los pulmones.

¿Cuáles son los síntomas de una TVP?

Casi el  50% de todos los casos de TVP no presentan síntomas evidentes. Si los síntomas están presentes, pueden incluir dolor y sensibilidad en las piernas, hinchazón en el músculo de la pantorrilla, el tobillo, el pie o el muslo; por lo general en una sola pierna. A veces, la piel se siente caliente y se enrojece.

SA_Man_Grafik_Sigvaris.jpg

¿Estoy en riesgo de desarrollar una TVP?

¿Tiene más de  ? ¿Viaja largas distancias y, por lo tanto, se queda sentado durante un tiempo prolongado con movilidad restringida? ¿Tiene sobrepeso y/o lleva un estilo de vida sedentario? Si respondió sí a cualquiera de estas preguntas, puede correr el riesgo de desarrollar una TVP.

Otros factores de riesgo incluyen:

  • Cirugía (especialmente ortopédica) o lesión grave
  • Fumar
  • Venas varicosas
  • Niveles altos de estrógeno, como durante el embarazo o cuando se usan píldoras anticonceptivas (anticoncepción hormonal)
  • Cáncer

Reposo prolongado o inmovilidad, por ejemplo, durante una hospitalización.

¿Cómo se diagnostica la TVP?

El diagnóstico de la TVP se puede hacer rápidamente con un simple ultrasonido que no causa dolor ni riesgos. Se puede realizar un análisis de sangre específico para medir el nivel de "dímeros D", que es un signo de coagulación reciente. El diagnóstico y tratamiento tempranos reducen notablemente su riesgo de complicaciones graves.

Existen otras pruebas que su médico puede recomendar dependiendo de su historia clínica.

¿Cómo puedo prevenir una TVP?

La TVP es un evento raro que, desafortunadamente, puede convertirse en condiciones graves y potencialmente letales. Ciertos factores de riesgo aumentan la probabilidad de desarrollar TVP. Estos factores de riesgo son acumulativos: cuanto más tenga, mayor será su riesgo. Además, la probabilidad de que se forme otro coágulo es alta, una vez que haya tenido un evento de TVP.

Usted y su médico pueden trabajar juntos para identificar situaciones de alto riesgo y elaborar estrategias para reducir el riesgo de desarrollar TVP y/o EP.

Algunas de las medidas más efectivas para la prevención de la trombosis venosa profunda incluyen

  • Ejercicio regular, incluso estiramientos y movimientos de las piernas al viajar
  • Dejar de fumar
  • Mantener un peso corporal normal
  • Llevar una dieta saludable
  • Usar medias / calcetines de compresión médica graduada

¿Por qué usar medias de compresión graduadas?

Su médico puede prescribir medias de compresión que proporcionan una presión graduada, con la presión más fuerte en el tobillo y menor presión en la parte superior de la media / calcetín.

La compresión graduada ayuda a prevenir un evento de TVP y las complicaciones asociadas al mejorar el flujo de sangre al corazón. La compresión reduce el diámetro de las venas, lo que aumenta la velocidad del flujo sanguíneo en las venas y reduce el riesgo de formación de coágulos.

Pruebe los productos de Sigvaris

Sigvaris ofrece una amplia gama de calcetines / medias de compresión graduadas listas para usar, muchas de ellas con opciones de fibra natural. Todas nuestras fibras tienen doble cubierta, proporcionándole una media duradera con un ajuste cómodo.

¿Sabía que...?

  • El 74 % de los adultos tienen poca o ninguna conciencia sobre la TVP.
  • Una mujer embarazada tiene 5 a 6 veces más probabilidades de desarrollar una TVP que una mujer no embarazada.
  • El 40 % de los pacientes con una TVP existente experimentarán una TVP adicional dentro de 1 a 2 años.
  • El uso de medias o calcetines de compresión reduce el riesgo de desarrollar TVP y complicaciones asociadas.

Resumen

La trombosis venosa profunda (TVP) se clasifica como una enfermedad venosa aguda.

Conocimientos médicos básicos: trastornos venosos

Conocimientos médicos básicos sobre los trastornos venosos

  • El término trastorno venoso crónico (TVC) se usa para describir un padecimiento a largo plazo que involucra un retorno venoso deficiente.
  • Si las válvulas de las venas no se cierran correctamente, se produce un reflujo: la sangre se filtra hacia abajo y se estanca en la vena, lo que conduce a la hipertensión venosa. Esta condición se conoce como insuficiencia venosa crónica (IVC) que puede causar edema, alteraciones cutáneas y, en algunos casos, ulceraciones.
  • Si no se trata, la insuficiencia venosa crónica puede dar lugar a la formación de trastornos graves, incluyendo la flebitis y la embolia pulmonar. Para distinguir las diferentes manifestaciones de TVC, se utiliza el sistema de clasificación CEAP.
  • Las enfermedades venosas agudas generalmente ocurren sin condiciones preexistentes, pero también pueden desencadenarse por enfermedades venosas crónicas. En cualquier caso, se requiere tratamiento médico de inmediato. Los trastornos venosos agudos incluyen tromboflebitis superficial, trombosis venosa profunda (TVP), embolia pulmonar, síndrome postrombótico y várices hemorrágicas.

Lectura adicional